Decoración Zen: cómo llevar el equilibrio en el hogar de tus sueños

La decoración zen se basa en darle sentido al orden y sencillez, buscando crear ambientes que estimulen reflexióndescanso. Estos dos últimos elementos se vuelven fundamentales, ya que se vive en un entorno muy estresante y demandante. El hogar debe ser el centro de descanso que todos necesitan.

La filosofía Zen nace en la India a mediados del Siglo VI a.C., buscando aplicar a la vida cotidiana las enseñanzas de buda, combinando la forma de vida de China y Japón para lograr este propósito. Pero no es hasta finales del Siglo XX cuando se logra aplicar la vida Zen en occidente, incursionando en la decoración y la arquitectura. Cuyo fin es armonizar y brindar un equilibrio a la mente, el cuerpo y los espacios que las personas habitan. De esta forma, se alcanza la paz interior.

Estilo Zen en armonía y equilibrio

Estilo Zen en armonía y equilibrio

Es importante establecer una diferencia entre el estilo Zen y el Feng Shui. Este último busca construir un ambiente que esté en equilibrio con la energía y la alegría. En cambio, la decoración zen quiere un ambiente de paz que se relacione con la meditación. Por otro lado, el estilo Zen busca el minimalismo como fuente de inspiración cuando se decora una habitación. Mientras que el estilo Feng Shui incorpora más elementos, como muebles, para equilibrar la energía de la habitación.

Características de una buena decoración Zen

Se caracteriza por la implementación de pocos elementos para lograr la armonía perfecta. Un ambiente puro y sencillo logrará evocar atmósferas más reconfortantes y equilibradas que invitarán al descanso. Para lograr esa armonía se busca el uso de materiales naturales, como la madera o la piedra. Aunque los aromas también cobran mucha importancia en este tipo de decoración. Lo más importante, son los espacios abiertos y que contengan pocos elementos.

Para lograr estos ambientes abiertos se busca que no existan divisiones, así como minimizar la cantidad de puertas y los obstáculos, como las paredes. Los muebles, como un sofá, cumplirán la función de las paredes y en algunos casos, se puede usar biombos para dividir ambientes como la sala y la cocina. Mantener un espacio abierto ayuda a controlar el caos, manteniendo el orden como prioridad. De esta forma, se puede llegar a la paz interior, tanto del hogar como de la mente.

Espacios sin paredes para permitir la circulación de la energía

Los colores en la decoración Zen se inclinan a tonos neutros como el blanco, gris y beige, los cuales ayudarán a equilibrar y armonizar cada espacio del hogar. Algunas veces se puede optar por colores como el rojo o el verde, pero estos no se pueden convertir en el foco principal.  Puede utilizarse en algún elemento puntual de la sala o habitación para que llegue a resaltar.

En cuanto a los muebles, para la decoración Zen se busca un estilo de líneas puras y sencillas, que colaboren al equilibrio de cada espacio. Como ya se mencionó antes, se busca usar materiales naturales, por eso lo mejor es que los muebles sean de madera, variando en las tonalidades y que no sean muy altos. Si eliges una madera oscura, las tonalidades del resto de la habitación deben ser claras.

Algunas ideas para decorar con el estilo Zen

Antes de comenzar a decorar cualquier habitación con este estilo, se debe visualizar un espacio vacío que debe ser llenado con solo los muebles necesarios para que la energía pueda fluir. La habitación con la que se puede iniciar es la principal, ya que dentro de esta se debe buscar la armonía para lograr un buen descanso.

Adicional para obtener una excelente decoración Zen, se puede empezar por el color de las paredes, las cuales pueden ser de un color blanco. La claridad ayudará a que la luz se apode del espacio. Tanto la cama como la mesa de noche deben ser lo más bajo posible. Este tipo de decoración también toma algunos rasgos de las casas japonesas, por eso no es de extrañar que los muebles sean bajos.

Estilo Zen para la habitación principal

Estilo Zen para la Habitación Principal

Por otro lado, algunas opciones de la madera para los muebles pueden ser claros, lo mejor si es madera natural. En cuanto a los complementos, se puede optar por una alfombra de un color más fuerte, como un chocolate oscuro, el cual se puede combinar con algún elemento decorativo de la cama, como unos cojines o una sobremanta.

Pasando a la sala y el comedor, en este tipo de decoración se pueden combinar ambos ambientes para brindarle continuidad a la energía. Las paredes pueden tener o no el mismo tono que la habitación principal. Si se decide cambiarlo, se pueden intercambiar para armonizar y personalizar cada espacio.

Al elegir un color distinto en las paredes del comedor y la sala, se pueden usar tonos beige y gris. En cambio, los muebles, pueden ser en tonalidades blancas. Es muy importante que se introduzca algún elemento natural en este tipo de habitaciones ya sea alguna planta o en la madera de la mesa.

decoración zen

decoración zen

Lo importante de este estilo, es mantener el concepto minimalista, de esta forma se podrá garantizar que la energía en el ambiente fluya y permita la calma junto con el descanso. Este estilo es ideal luego de un día agotador y estresante en el trabajo.

Te puede interesar: ¿Cómo aplicar las técnicas de feng shui en el hogar?

Imágenes:
https//www.decorablog.com/ideas-decoracion-zen/
http:/onews.me/deco-chambre-nature/
https//www.nomadbubbles.com/decoracion-zen/
http:/iloveinteriordesignblog.blogspot.com/2015_10_11_archive.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *