Consejos para pintar las paredes del dormitorio

¿Quieres renovar tu hogar? No hay mejor manera que cambiar los tonos de las paredes de las habitaciones para renovar las energías. Un nuevo color le dará una apariencia diferente y fresca, ya que el paso del tiempo deteriora el color. Descubre los mejores colores para pintar el hogar.

¿Qué color?

Lo primero es planificarse y saber qué buscas, ya que la decoración del hogar debe seguir una idea para que los distintos espacios se complementen. Lo más importante es encontrar un color adecuado según la luz y espacio.

En el mercado existe diversos tipos de pinturas, ya sea ecológicas, antialérgicas, sin olor, esmaltes al agua o pintura látex.  Si tu habitación es pequeña nunca elijas un color oscuro, te recomendamos que escojas un tono claro, ya que eso ayudará a ampliar visualmente el espacio. Además, el techo siempre debes pintarlo de color blanco o un tono más claro que la pared, ya que eso ayudará a que sea vea más grande.

También debes tener en cuenta el tipo de luz de la habitación que quieres renovar y de tu hogar para elegir el color más adecuado. Los colores más claros reflejan la luz y amplían los ambientes, mientras que los oscuros absorben la luz y la hacen ver más pequeñas.

¿Qué necesito?

Luego de escoger los colores, debes comprar los elementos necesarios para llevar a cabo la renovación. Necesitarás mascarilla -si eres una persona sensible a los olores intensos-, cinta adhesiva, brochas, rodillos, pliegos de papel o plásticos, y la pintura.

Posteriormente y una vez que se haya decidido por cuál habitación comenzar, se despeja el área de los objetos que se encuentren en el espacio, para que no interfieran durante el proceso. Si por alguna razón no es posible mover alguna pieza, se recomienda cubrirla con alguna tela o plástico para que no resulte manchado por la pintura.

Si la pared posee imperfecciones, es la oportunidad para rellenarla o alisarla antes de pintar para que tenga una apariencia uniforme. Del mismo modo, la superficie de la pared debe estar libre de polvo o grasa, así como de la humedad, de lo contrario, los resultados serán de poca calidad y duración.

¿Brocha o rodillo?

Con el rodillo se pinta más rápido y abarca más espacio, haciéndolo ideal para superficies lisas y extensas. Si la decisión es utilizar este implemento, se debe contar con una bandeja en donde se sumerja el rodillo para que absorba la pintura sin dejar caer los  excesos, evitando derrames, desperdicio de los recursos y un mal acabado. El rodillo debe apoyarse sobre la pared, girarlo suavemente y ejercer algo de presión al esparcir el color uniformemente.

En cuanto a las brochas, se encuentran de variados tamaños y de cerdas naturales o sintéticas; se aconseja comprarlas en función del tipo de material con el que se va a trabajar. Con la brocha se puede llegar a lugares incómodos y se controla mejor la cantidad de pintura. Se aconseja sumergirla en el pote de pintura y pasarla por los bordes para eliminar la cantidad sobrante.

Una vez que se haya aplicado la primera capa, se debe esperar a que se seque para aplicar la segunda capa o las que sean necesarias para que la superficie quede como se espera. Al finalizar, se sugiere utilizar algún  producto para remover las gotas que hayan salpicado proceder a colocar los muebles y artículos decorativos en su lugar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *