Consejos para organizar una perfecta cena formal en casa

Una cena elegante es una oportunidad de compartir en un ambiente sofisticado y formal en el que el anfitrión se esfuerza por hacer del encuentro algo especial, siguiendo un protocolo -propio de este tipo de celebraciones- que se caracteriza por ofrecer una atención de primera, bebidas espumantes o añejas, recetas gourmet y vestimenta casual para la noche o de gala, entre otros aspectos.

Una vez que se les da la bienvenida a los invitados que acompañarán la velada, se puede pasar al área de la sala para que tomen asiento, ofrecerles algunos aperitivos o bebidas y una ambientación musical suave de fondo. Se recomienda disponer de un lugar donde los asistentes puedan colocar sus pertenencias para evitar ocupar los sofás con estos artículos, restando espacio para otros invitados.

Luego de que haya pasado un tiempo prudencial para que la comida esté lista para servir, se llaman a los comensales para acercarse a sus lugares e iniciar el menú principal. De acuerdo con el gusto del anfritión, los platos pueden salir previamente servidos desde la cocina o se pueden colocar bandejas con sus respectivos utensilios en una mesa principal para que cada asistente tome la porción que desee.

cena elegante

¿Cuál es el menú adecuado?

Generalmente, el orden es el siguiente: una entrada, con la que se prepara al invitado para el plato principal, que por lo general son comidas ligeras servidas en pequeñas cantidades. Estas pueden ser ensaladas, antipastos, pasteles salados, croquetas, sopas, brochetas, etc. El segundo plato es el más elaborado, con porciones más generosas, pero balanceadas por los distintos grupos alimenticios como las proteínas -carne, pollo o pescado-, vegetales y carbohidratos.

Existen menús de degustación que están conformados por varios platos con pequeñas porciones para que el invitado se deleite de especialidades caseras o alimentos de alguna cultura en particular. El postre, por su parte, se caracteriza por su dulzor presente en helados, tortas, frutas, etc. y es perfecto para cerrar la cena con un sabor diferente y placentero.

En cuanto a las bebidas, es recomendable tener más de una opción tanto para quienes consumen licores, como para quienes no lo hacen, sin dejar de armonizar con el menú. Se pueden ofrecer distintos tipos de vinos, whisky, cócteles como el daiquirí, fruit punch, entre otros. Si se tiene previsto que asistan niños, hay que pensar en alternativas como gaseosas o jugos naturales.

Para la sobremesa, se puede servir un café o algún licor seco o dulce como el sambuca y amaretto.

Consejos sobre la ambientación para una cena:

  • Cuando se esté organizando una cena se deben cuidar los detalles como la decoración que le agrega más estilo y personalidad a la reunión, como velas o arreglos florales que no interfieran con la visibilidad entre los comensales.
  • Si la cena es en un espacio abierto como el patio o la terraza, es importante pensar en la distancia que habrá que recorrer hasta la cocina y viceversa.
  • Escoger algunos textiles finos tejidos o tipo lino para la mantelería y las servilletas.
  • La selección de la vajilla dependerá de los alimentos que se vayan a servir.
  • Las copas varían dependiendo del tipo de bebida que se va a ofrecer, ya que están elaboradas para percibir mejor los aromas o conservar las temperaturas. Las de agua son las más grandes.
  • Los cubiertos se colocan en el mismo orden en que se van a servir los alimentos. El siguiente esquema ayudará a conocer la ubicación de cada pieza:

 

  • El baño debe estar limpio, ordenado y dotado de todos los insumos necesarios: toallas de mano, papel higiénico, jabón de tocador y ambientador.
  • El vestuario debe estar acorde con la importancia que representa la cena.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *