Violeta Parra: la historia de la cantautora y folclorista chilena

Violeta Parra es referente de la música popular chilena. Conquistó a muchos por su veta artística que recorrió distintos matices: canto, pintura, composición, recopiladora folclórica y artes plásticas. Hija de una familiar tradicional del sur de Chile, Violeta llegó a este mundo el 04 de octubre de 1917 en San Carlos, Ñuble.

Desde pequeños los hermanos Parra mostraron inclinaciones artísticas: entre la música folclórica, la poesía y arte circense. Su infancia estuvo marcada por presentaciones artísticas y a sus cortos 9 años ya tocaba la guitarra y al momento de cumplir 12  tenía sus propias composiciones musicales.

La grave enfermedad de su padre, Nicanor Parra, la obligó a dejar sus estudios para comenzar a ayudar económicamente a su familia a través del canto.

Violeta Parra: ¡Toda una vida dedicada al folclore!

Por la insistencia de hermano Nicanor, en 1931 se muda a Santiago para retomar su formación académica en la Escuela Normal. Sin embargo, dos años después abandona sus estudios, porque era el canto lo que realmente la apasionaba. En esta época, Los Parra fueron conocidos por recorrer bares del barrio Mapocho,  interpretando boleros, rancheras y música mexicana.

En 1937, Violeta inicia oficialmente su carrera ofreciendo conciertos habituales en el restaurante El Popular, en el cual interpretaba desde rancheras, boleros, corridos hasta tonadas y cuecas. En algunas oportunidades, era acompañada por sus otros hermanos, ofreciendo al público un verdadero espectáculo cultural.

Violeta Parra biografía

Fue en esta época cuando conoció a Luis Cereceda, un empleado ferroviario, con quien se casó y tuvo a sus dos primeros hijos: Ángel e Isabel. Ambos una vez adultos seguirían los pasos de su madre hasta convertirse en dos destacados cantantes chilenos. Cereceda además era militante del partido comunista de Chile, lo que acercó a Violeta al accionar político, sin embargo, se separaron a mediados de 1948.

Su tercera hija, Carmen Luisa Arce Parra nació en 1949. En ese mismo año contrajo matrimonio con Luis Arce. Acompañada por su hermana Hilda, en esa época edita sus primeros discos. Algunas de las canciones populares chilenas grabadas fueron “El Caleuche” y “La cueca del payaso”.

A principios de 1950, emprendió una larga travesía para recopilar las tradicionales musicales de algunos de los barrios de Santiago y sus poblados cercanos. En estos viajes tuvo la oportunidad de conocer a poetas famosos de la talla de Pablo Neruda y Pablo de Rokha. Recorrió el centro y sur de Chile rescatando las canciones que estaban al borde de quedar en el olvido. A estas les agregó su propio ritmo del folclore nacional. Luego se dedicaría a escribir sus propias composiciones como “Gracias a la vida”.

El legado de Violeta Parra

Violeta Parra frases

Violeta Parra fue una de las primeras mujeres del siglo XX que se atrevió a defender su autonomía como mujer para interpretar las canciones más tradicionales de los campos chilenos. Aunque era un género solo reservado para los hombres. De allí, su trascendencia e importancia por mantener vigente los movimientos culturales y por impulsar el feminismo en el país.

En 1967, Violeta Parra se suicidó en su carpa en La Reina. Para el momento solo tenía 49 años de edad, algunos conocidos expresaron que sufría de constantes ataques depresivos. De esta manera, la canción “Gracias a la vida” es considerada como himno hacia la existencia, pero a su vez muchos críticos asumen que es una carta abierta de despedida y agradecimiento.

“El amor es torbellino de pureza original, hasta el feroz animal susurra su dulce trino, retiene a los peregrinos, libera a los prisioneros, el amor con sus esmeros, al viejo lo vuelve niño y al malo sólo el cariño lo vuelve puro y sincero”
– Violeta Parra- Volver a los 17

Como una forma de preservar su memoria y su legado artístico, en 1991 se creó la Fundación Violeta Parra. Bajo la dirección de su hija, Isabel Parra, busca que todos los jóvenes y adultos dentro o fuera de Chile, tengan la posibilidad de acceder a las inmemorables canciones de la cultura. Dichas letras han sido versionadas por otros artistas nacionales e internacionales.

De igual forma, el Museo Violeta Parra alberga una amplia selección  de cuadros y obras de la artista. En sus espacios también se ofrecen diversos cursos y actividades tanto recreativas como culturales para el público en general. La vida de esta loable artista también ha sido documentada en diversas películas de cine, como una forma de dar a conocer sus valiosos aportes a la historia cultural de Chile.

En el 2011, se estrenó la película Violeta se fue a los cielos del director Andrés Wood, basada en el libro de su hijo Ángel Parra. En ella se aborda parte de su niñez , los viajes que realizó al campo chileno. También, sus viajes a Europa y su regreso a Chile. La vida amorosa de la artista también es abordada en la película, sin embargo, se centra en el romance con Gilbert Favre.

Tal vez te interese: Megan Maxwell: miles de historias que enamoran a todos

Imágenes:
http://www.revistasudestada.com.ar/media/img-articulos/elongoni_violeta_parra4jpg
http://www.eldesconcierto.cl/wp-content/uploads/2017/10/violeta-parra-810x540jpg

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *