Todo lo que debes saber sobre el cuidado de tú bebé recién nacido

Luego de los nueve meses de espera, llega el momento de conocer a un bebé recién nacido. El primer encuentro está lleno de emoción y alegría, sobre todo si es la primera vez. 

Durante el embarazo, los padres son rodeados de muchísimos consejos de diferentes amigos y familiares, pero ninguno es más válido que la experiencia que se gana en el día a día. Sin embargo, durante este proceso, es importante conocer algunos productos que te facilitarán algunas tareas.

Bebé recién nacido padres 1
Imágenes recuperadas de “www.pinterest.com”

Lactancia y alimentación del recién nacido

Alimentar al bebé recién nacido ayuda a fomentar el lazo emocional entre la madre y el niño, ya sea amantando o con mamadera; el contacto con el cuerpo de la madre y el latido de su corazón ayuda a formar este vínculo.

Este proceso es de adaptación, pero inicialmente se recomienda que se alimente al infante cada 3 o 4 horas. Con el tiempo ambos desarrollarán una rutina en función de la disponibilidad y necesidad de ambos.

Los expertos recomiendan que durante los primeros 6 meses, la alimentación sea exclusivamente con leche materna y que se extienda al menos por un año, pero si el flujo no es abundante, no hay problema, esta puede reforzarse con fórmula. A medida que avanzan los meses, se podrán incorporar poco a poco diferentes alimentos, como frutas, vegetales o cereales, todo esto en función de que el bebé tenga un desarrollo óptimo.

Imagen recuperada de “www.conmishijos.com”

Baño

Los baños deben realizarse con mucho cuidado, principalmente en las primeras semanas, ya que aún quedan restos del cordón umbilical y este no debe mojarse, solo debe limpiarse con alcohol mientras se seca. Es por esto, que la limpieza con un pañito mojado a una temperatura agradable para refrescarlo y relajarlo será más que suficiente en los primeros 2 días.

Luego de la caída del cordón (48 horas después) el bebé pude sumergirse completamente en la bañera. La temperatura del agua debe ser agradable y los productos a utilizar deben ser delicados para evitar alergias y erupciones. Se recomienda hacer un baño diario para mantener al recién nacido fresco y limpio.

Una vez culminado el aseo, debe secarse con delicadeza, pero sin dejar ningún área mojada, ya que pueden generarse irritaciones en la piel. Finalmente, puede hidratarse con crema y aceite, dando suaves masajes, este ritual ayuda a fomentar los lazos paternales. Siempre elige productos especiales para ellos, ya que son más delicados. 

 

Sueño

Los bebés recién nacidos suelen dormir largas horas durante el día (18 aproximadamente) y se despiertan en intervalos de 2 a 4 horas para comer. Es importante desde el comienzo iniciar una rutina para que se adapten tanto los padres como el niño, lo que reducirá poco a poco las levantadas en la noche para alimentarlo.

Durante los primeros meses es fundamental dormir cerca del bebé. Es recomendable cargarlos mientras duermen y pasearlos por la casa. Pero debe evitarse, en lo posible que el bebe duerma en la cama con los padres. Lo mejor es colocar la cuna en el cuarto junto a ellos para que él niño sienta su presencia y sea más fácil revisarlo en las noches.

Si ambos padres se encuentran ocupados, y no pueden movilizar la cuna a otras partes de la casa, existen diversos productos en el mercado que permiten el monitoreo del bebe cuándo se encuentra en otra habitación.

Bebé recién nacido durmiendo
Imagen recuperada de “www.pinterest.com”

Desarrollo del bebé recién nacido

Durante los primeros años, los bebés desarrollan muy deprisa cada uno de sus sentidos, incluso el oído comienza su progreso desde antes del nacimiento: el feto responde a los sonidos y puede reconocerlos, especialmente las voces de sus padres.

Este desarrollo es un proceso continuo que se da con la interacción continua del bebé con su ambiente. Por esta razón es muy importante ayudarlos en este proceso por medio de la estimulación a través de los sentidos. Hablar con él, colocar música o contarle cuentos ayudará a incentivar su creatividad y facilitará la posterior adquisición del lenguaje.

Adquirir juguetes con colores llamativos y mostrarle cuentos con imágenes contribuirá con su visión, así como los juguetes con diversas texturas y formas, ayudarán a desarrollar el tacto. Son preferibles los que permitan ejercitar los pies y las manos para un correcto desarrollo motriz.

La crianza de un niño es una etapa de la vida que trae consigo grandes responsabilidades, pero a ellas se suma un proceso de aprendizaje y adaptación tanto para los padres como para los bebés. Cada paso es una nueva experiencia, así que no tengas miedo de equivocarte y disfruta cada paso.

Descuentos en productos de bebés

Quizá te pueda interesar: Colecho: Beneficios y prácticas saludables para una crianza feliz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *