Dieta antiaging: frena el paso de la edad con la alimentación

El envejecimiento prematuro puede tener muchas causas. Algunas de ellas pueden ser por estrés, sedentarismo o una mala alimentación. Este último factor es uno de lo más determinantes para las personas de la tercera edad. La dieta antiaging es un plan de alimentación completo que se encarga de revitalizar las funciones del cuerpo.

En este sentido, el antiaging es una rama de medicina que se dedica a estudiar la longevidad y  la prevención de ciertos procesos degenerativos. Asimismo, esta ciencia ayuda a algunas enfermedades mientras contribuye al organismo a desintoxicarse de los elementos nocivos que se encuentran en los alimentos prefabricados.

En este artículo los adultos mayores podrán comprender cuáles son los alimentos que deben evitar y cuáles deben agregar con más frecuencia a su rutina de alimentación. Así como algunos sencillos ejercicios físicos para conservar la salud y la vitalidad.

Dieta antiaging: alimentos que rejuvenecen el organismo

Algunos alimentos tienen las propiedades para reducir la inflamación y regular el metabolismo. Uno de ellos es el chocolate, pequeñas porciones cada día aportan muchas ventajas para el cuerpo y la mente. Sin embargo, lo recomendable es consumir chocolate oscuro, pues las endorfinas que se liberan en el organismo producen la sensación de bienestar y felicidad.

Los frutos secos son otra gran alternativa para combatir los efectos del envejecimiento, esto se debe a que contienen ácidos grasos favorables para reducir el colesterol. Asimismo, son una excelente fuente de fibra natural, lo que es esencial para regular el sistema digestivo.

Son muchas las opciones para escoger cuando se trata de este tipo de productos, entre sus variedades destacan el maní, el pistacho, las almendras, entre otros. Lo ideal es que se consuman entre comidas. Estos alimentos tienen efecto saciante, lo que hará que se disminuyan las ganas de comer dulces y grasas procesadas.

Dieta antiaging

Una de las claves para notar cambios fundamentales es reducir el consumo de proteína animal, sobre todo las carnes rojas. En cambio, se pueden sustituir por proteína de origen vegetal como la quinoa o la carne de soya.

Los batidos verdes y los jugos naturales son dos excelentes maneras de integras frutas o vegetales que con frecuencia quedan excluidas de la dieta diaria. Su principal ventaja es que al estar mucho más triturados que las porciones en trozos grandes, son más fáciles de digerir.  Además existen tantas combinaciones deliciosas que prácticamente se puede realizar un licuado por cada día.

También es necesario aumentar la ingesta de los alimentos crudos.  Para lograrlo primero hay que deshidratarlos, así ocurre tanto con legumbres como cereales. Este hábito puede que no sea del agrado de todo el mundo, pero solo es cuestión de ponerlo en práctica y de comenzar con pequeñas raciones.

Los suplementos antioxidantes, aminoácidos, vitaminas y minerales agudizan la energía del cerebro, lo que permite recuperar la memoria. Estos componentes se pueden conseguir en pastillas o inyecciones, aunque las dosis varían, lo más recomendable es consumirlos todos los días.

Ejercicios para adultos mayores

Por su parte, el consumo de alcohol y tabaco debe ser reducido o mejor aún excluido para tener un estilo de vida saludable. Ambos vicios afectan tanto los pulmones como al hígado, por lo que muchas personas de la tercera edad sufren de afecciones crónicas, lo que impide que tengan un buen rendimiento físico.

A su vez, la ingesta de agua debe ser de al menos 1.5 a 2 litros al día. Esto regula la función de los riñones y ayuda a hidratar la piel y el cabello. Por supuesto, el contacto frecuente con familiares y amigos hace que la tensión emocional desaparezca por completo por lo que los pasatiempos o hobbys compartidos fomentan lazos afectivos más duraderos.

Recomendaciones adicionales para la Dieta antiaging:

La práctica regular de entrenamiento físico es necesaria a cualquier edad, no obstante, en las personas mayores es fundamental para retrasar el deterioro cognitivo. Los ejercicios aeróbicos de bajo impacto son los más aconsejables, ya que no dañan las articulaciones o los músculos y pueden ser muy entretenidos para pasar el tiempo.

Los más comunes son andar en bicicleta, caminatas o trotes cortos, natación o gimnasia. Lo mejor de todas estas opciones pueden ser realizadas al aire libre sin ningún problema, lo que facilita la liberación del estrés y emocional. Además, te permite relacionarte con otras personas y compartir experiencias distintas.

Por su parte, el baile es otra excelente actividad para las personas que comiencen la dieta antiaging, ya que ayuda a ganar equilibrio y resistencia corporal. Como verás para mantener una buena salud en medio de los años dorados es posible, solo requiere de hábitos constantes de nutrición y esfuerzo físico. Sin embargo, lo más recomendable es tener desde joven una vida saludable, libre de alimentos procesados y azúcares refinadas.

Tal vez te interese: Ejercicios para tonificar los pechos y evitar la flacidez 

Imágenes:
https://www.balancesociosanitario.com/photo/art/grande/11042874-18309727.jpg?v=1485424024
https://sumedico.com/wp-content/uploads/2017/09/EjerciciosAdultos.jpg

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Amazon AWS CDN Plugin. Powered by https://wpadmin.ca