5 consejos para redactar invitaciones de boda

Si bien es cierto que existen miles de modelos y estilos de invitaciones de boda, lo que hace que la elección sea la ideal, es elegir aquella que combine con la personalidad de la pareja o con la decoración del matrimonio.

Algunos novios prefieren personalizarlas, otros eligen temas clásicos, y otros rústicos. En fin, la extensa gama permite que haya mucho para seleccionar. Sin embargo, el diseño no es lo único importante en una invitación. A él lo acompaña la información y la manera en que esta se ve plasmada.

Redactar estas invitaciones puede pensarse sencillo, pero una vez que se está en ello, se descubrirá que existen todavía algunas preguntas que se deben contestar antes de mandar a imprimirlas y que no haya vuelta atrás. 

Imagen recuperada de “www.freepik.com”

¿Cómo redactar invitaciones de boda?

1. ¿Quiénes van a acompañarte?

Antes de comenzar a buscar el diseño de las invitaciones y redactarlas, el primer paso que se debe considerar es tener muy presente quiénes serán tus invitados y qué clase de cercanía tienes con ellos. Generalmente, los invitados a los matrimonios son esas personas importantes en la vida de los novios: familia, amigos, entre otros. Sea cual sea el caso, este listado ayudará a determinar cómo quieres hablarles a través de las invitaciones y qué tanto los quieres sorprender.

2. El diseño

El siguiente paso es seleccionar el diseño. Las opciones son casi infinitas, por lo que lo recomendable es buscar un estilo que vaya en sintonía con la temática de la boda o personalizar el diseño y hacer algo único que vaya con los gustos y preferencias de los novios. De igual manera, durante el proceso de selección del diseño, también se acuerda el tamaño y otros detalles de las tarjetas que les servirán para saber con cuánto espacio contarán para agregar la información.

Las redes sociales están llenas de inspiración, se puede realizar una investigación previa para tener en la mente una idea que el diseñador o los profesionales plasmen y les presenten. 

Imagen recuperada de “www.margoandbees.com”

3. Datos esenciales y textos complementarios

Obviamente uno de los detalles que nunca debe faltar en las invitaciones de boda son los nombres de los novios. Esto además de “identificarlas”, les da ese toque personal que toda tarjeta debe contener. Como principales datos se debe colocar la fecha, hora y dirección de la ceremonia, así como la información de la recepción, en caso de que se vaya a realizar en un lugar aparte. 

El protocolo de las invitaciones es de esas otras “pequeñas cosas” de las que los novios deberán ocuparse antes del gran día. Sin embargo, las reglas ya no se tienen que cumplir al cien por ciento, ya que, en estos tiempos de cambios, todo va modificándose y dejando lo estricto de lado para que el matrimonio sea más armónico y más al gusto de los novios. Como datos complementarios se conocen a aquellos que de alguna manera acompañan los nombres de los novios. Un ejemplo sería los nombres de los padres, escritos en la esquina superior o inferior de forma centrada, con un texto similar a “participan de la unión de sus hijos” y luego los nombres de los novios. Asimismo, otro texto complementario es la información o datos de la ceremonia. Por ejemplo, “tenemos el honor de invitarles a la ceremonia que se celebrará el día tal, a la hora tal, en el lugar tal”.

4. Frases originales

Para esos novios que buscan romper todas las reglas y salirse de lo “tradicional”, pueden incluir palabras o frases que representen su romance para que resulte fascinante. Otra opción son las frases chistosas, seguro harán sonreír a sus invitados una vez lean la tarjeta. A todos les encantan las ideas que reflejan con simples detalles quiénes son los novios, qué les gusta y qué quieren transmitirles a sus acompañantes. 

Imagen recuperada de “www.greenweddingshoes.com”

5. Cuida la ortografía

Ya sea que las invitaciones para boda sean en un estilo más formal y clásico, o una onda más informal y relajada, la ortografía siempre, siempre, pero siempre, debe estar cuidada para evitar errores que pueden ser desastrosos. Es decir, imagina que tienes listas tus invitaciones y pides imprimirlas todas, pero resulta que no te fijaste en los errores que tenía. ¡Mal! Todas van a arruinarse ocasionando un gasto doble o una vergüenza por entregar invitaciones con errores de ortografía.  

Si consideras que la ortografía no es de tus puntos fuertes, tómate la libertad de pedirle a alguien que te ayude. Puede ser un familiar, amigo o algún profesional que pueda corregir lo que hayas escrito. Recuerda que esto será preferible a entregar tarjetas con fallas ortográficas.

Te podría interesar:
El vestido que deberías elegir según el horario de la boda

Con estos simples consejos podrás comenzar a armar tus invitaciones de boda y redactarlas como profesional. Son los detalles los que dejan marca y los que la convierten en memorables. ¡Será una gran sorpresa!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *