Evitar un resfriado

¿Qué puedes hacer para reforzar tu sistema inmunológico en invierno?

Durante la temporada de frío, la mayoría de las personas suelen notar un aumento en el número de episodios de gripe o resfriado en las personas. Según diversos investigadores, esto se debe a que las bajas temperaturas debilitan el sistema inmunológico, ya que no es capaz de responder con la misma eficiencia contra las enfermedades como lo hace durante el verano o la primavera.  

Debido a la baja en las defensas naturales, las personas deben tomar ciertas precauciones que les ayuden a combatir el virus que causa el resfriado. La buena noticia es que no es nada complicado, solo deben aumentarse los niveles de ciertas vitaminas en la dieta, así como la práctica de ejercicio e incluso aumentar el consumo diario de agua.  

sistema inmunológico

Imagen recuperada de “www.as.com”

¿Cómo funciona el sistema inmunológico 

Este es un mecanismo que posee el cuerpo de los seres humanos para protegerse contra las amenazas que puedan perjudicarlos, los principales protectores son los glóbulos blancos o leucocitos que se encuentran en la sangre. Hay diferentes tipos y cada uno se encarga de una función diferente. Estos detectan alguna amenaza específica como un virus, germen o bacteria e inmediatamente generan anticuerpos que proceden a atacar al intruso y eliminarlo.   

Cuando las defensas corporales se encuentran bajas, el conteo de glóbulos blancos es menor, por lo que no se pueden producir los anticuerpos necesarios y aumentan las posibilidades de que un virus pueda desarrollarse dañando al huésped 

¿Qué puedo hacer para fortalecer mis defensas?  

El frío tiende a debilitar las defensas, es decir, se producen menos anticuerpos que puedan combatir con los diferentes virus, es por eso que durante el invierno no es difícil encontrar a un amigo o familiar que ha tenido que quedarse en casa por un resfriado o catarro 

Pero no hay nada de qué preocuparse, hay medidas muy sencillas que pueden tomarse para darle un pequeño empujón a nuestro organismo, solo es necesario hacer unos pequeños cambios en nuestra rutina diaria.   

Aumentar el consumo diario de agua 

Mantener hidratado al cuerpo durante las estaciones frías puede tornarse un poco complicado, ya que la disminución del sudor y la sensación térmica generan que las personas tengan menos sed. Pero el consumo de agua durante estas fechas ayuda al sistema inmune a funcionar óptimamente, por lo que se recomienda consumir al menos un litro y medio de agua al día.  

Si esto se vuelve un poco difícil existen diversas aplicaciones para los smartphones que programan alarmas que ayuden a recordar cuándo se debe tomar un vaso de agua. También pueden preparase infusiones calientes, jugos o té que ayuden a motivar el consumo de líquido 

Imagen recuperada de “www.contextotucuman.com”


Alimentación rica en vitaminas y minerales 

La clave para tener un sistema inmunológico fortalecido es tener una alimentación sana y balanceada que aporte los nutrientes que necesita el organismo para funcionar de forma óptima. Al mismo tiempo la comida debe brindar las herramientas para poder defenderse de amenazas. Para lograr esto deben consumirse alimentos ricos en: 

  • Vitamina C 

Es uno de los nutrientes que ayuda a combatir los virus y bacterias. Puede conseguirse en las frutas como la naranja, el limón, la palta entre otras. Así como en vegetales como el brócoli, la cebolla y la berenjena. Agregar a la dieta ensaladas o juegos de frutas puede ser muy beneficioso para la salud.  

  • Vitamina A 

Se encuentra en una gran variedad de alimentos, y además de robustecer las defensas, también fortalecer los dientes, los huesos y mantiene la piel firme. Puede obtenerse al consumir lácteos, pescado, pollo y fruta como al mango.  

  • Vitamina E 

Es un antioxidante que ayuda a mantener fuerte al sistema inmunitario, además ayuda a la generación de glóbulos rojos en la médula espinal. Se puede encontrar en las nueces, semillas, aceite de oliva, en la yema de huevo, chía, entre otros.  

alimentación saludable

Imagen recuperada de “www.infosalus.com”

Reducir los niveles de estrés y ansiedad  

En diversas investigaciones se ha demostrado que altos niveles de estrés están altamente relacionados con una menor generación de anticuerpos. Esto se debe a que el cerebro al sentirse en peligro envía señales que ayudan a producir colesterol y adrenalina, necesarios en situaciones de miedo.

Una continua secreción de esta hormona se traduce en una menor producción de proteínas que ayudan a iniciar la respuesta del sistema inmunológico, por lo que el cuerpo se vuelve más vulnerable a infecciones y enfermedades.  

Es por esto que es recomendable tener una rutina diaria libre de estrés, pero como esto no es tan sencillo como suena, pueden hacerse sesiones de meditación o yoga que pueden ser de mucha ayuda para bajar los niveles de tensión.  

Si bien se puede tomar una manta de yoga y hacer toda una sesión de 30 minutos, también es válido hacer respiraciones pausadas durante el día de 5 a 10 minutos, en un sitio cómodo y con los ojos cerrados para poder lidiar con la rutina.

Combatir el resfriado y el catarro durante la época de frío es muy sencillo, solo deben adquirirse hábitos más saludables para que el cuerpo tenga las herramientas necesarias para combatir cualquier enfermedad que quiera atacarlo. ¿Estás listo para esta temporada de frío? 

Quizás te pueda interesar: Datos interesantes para conocer sobre Nutrición Deportiva

2 Comments

  1. Pingback: Disfruta el invierno con los mejores abrigos y suéteres

  2. Pingback: La importancia de la prevención del cáncer de mama

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *