¿Qué es la terapia cognitivo conductual para niños?

La terapia cognitivo conductual es utratamiento utilizado en casos de trastornos de déficit de atención o la hiperactividad. Con actividades simples en base a las recomendaciones de  un profesional se puede ayudar a mejorar el comportamiento y el autocontrol en los niños. 

Cuando se trata de este tipo de terapias conductuales, lo ideal es realizarlas cuando los niños tienen más de 6 años porque, según los expertos en el tema, afirman que tendrán resultados positivos.

terapia cognitivo conductual
Imagen recuperada de “www.gettyimages.com”

¿En qué consiste la terapia cognitivo conductual? 

Es necesario detectar ciertas actividades o comportamientos de los niños antes de acudir a una terapia de este tipo. Sus padres pueden capacitarse mediante  textos informativos, para ayudarlos a mejorar las destrezas y estrategias en el momento de aprender, de esta manera los pequeños tendrán éxito en la escuela, la casa y en sus relaciones personales. 

Las citas con los profesionales suelen ser cortas y no muy frecuentes, ya que el trabajo debe realizarse a diario en el hogar. Como se trata de la conducta, lo que se busca es que los niños puedan cambiar la forma en la que piensan y sienten frente a diferentes situaciones en un periodo de  tiempo. 

A diferencia de otras formas de seguimiento terapéutico, en las sesiones cognitivo-conductuales no se analiza el pasado de los niños porque se enfoca en el presente y el futuro. Esto de alguna manera aporta a los pequeños el control sobre sus conductas y el conocimiento del dominio de ellas. 

La importancia de reforzar la educación mental en casa 

Una de las técnicas utilizadas se llama reestructuración cognitiva. En palabras sencillas son métodos en los cuales los niños aprenden a reconocer y reemplazar pensamientos negativos por positivos. Por ejemplo, podrían cambiar: “Soy pésimo en matemáticas” por “algunos temas de matemáticas son difíciles para mí, pero puedo hacer muchas otras”. 

terapia cognitivo conductual

Imagen recuperada de “www.gettyimages.com”

Los padres desde casa pueden ayudar a generar confianza en ellos por medio de  juegos  interactivos donde destaquen y potencien sus habilidades mentales.

Con estas actividades, los infantes podrán aprender a destacar colores y números, esto ayuda a desarrollar su reconocimiento con el mundo empezando desde lo básico. 

Es importante trabajar de la mano con un profesional para que se puedan generar metas en conjunto, es una forma de hacer el seguimiento de los problemas y sus respectivos avances. Asignándoles pequeñas tareas podrán registrarse los aprendizajes. 

terapia cognitivo conductual

Imagen recuperada de “www.gettyimages.com”

Aporte del ejercicio a la terapia

El ejercicio en todas las personas ayuda a que se oxigene el cerebro y que fluyan mejor las ideas, si el resultado del profesional sobre la actitud del niño es referente a la hiperactividad, lo mejor que se puede hacer es canalizar esa energía en deportes, de esta manera genera motivación y se libera energía.

El trastorno de hiperactividad, como es conocido este término, se puede detectar fácilmente cuando el pequeño tiene una conducta activa constante. Es decir, le es un poco difícil concentrarse o pregunta muchas veces por el mismo tema, en estos casos es mejor acudir con un profesional. 


Imagen recuperada de “www.gettyimages.com”

¿Cómo implementar la terapia en el colegio ? 

Las terapias siempre deben ser un trabajo en conjunto con  los padres, el psicólogo y su entorno, es decir en el colegio. Sus maestros pueden hacer un gran aporte asignando tareas especiales a los estudiantes  que tienden a desconcentrase fácilmente, siguiendo los consejos del profesional podría mejorar esta situación en el salón de clases.

1. Instrucción diferenciada

Los maestros tienen una gran responsabilidad ya que de ellos depende cómo es el aprendizaje y cómo logran que lo entiendan, siendo esta una de las  bases de  la terapia cognitivo conductual. Cuando un estudiante tiene dificultades en algún área, lo ideal es que existan tutorias con base a un plan que incluye practicar más, instrucciones paso a paso y tareas especiales. 

2. Desglosar los temas 

Este es un método que divide el aprendizaje en partes más pequeñas, para que los niños puedan adquirir el conocimiento de una forma un poco diferente a la tradicional.

Los temas escolares siguen teniendo un orden lógico y apuntan hacia una meta clara. Es importante que se puedan incluir gráficos, dibujos y tarjetas con notas. 


Imagen recuperada de “www.gettyimages.com”

Los gráficos son más fáciles de recordar 

En este método de la terapia cognitivo conductual, las fichas memo ayuda porque se pueden hacer dibujos para organizar pensamientos e ideas de cada niño.

La organización gráfica puede ayudar a los estudiantes en sus primeros grados con actividades como: identificar los personajes en una historia que hayan leído, anotando fechas específicas, dibujando especies de animales, etc. Todo esto para que puedan asociar el aprendizaje a cosas de su vida diaria y así recordarlas. 

Importancia del entono 

Estas terapias de tipo cognitivo conductual pueden ir conectadas a diferentes casos, pero generalmente tienen un mismo fin: guiar a los niños en el aprendizaje.

Con la ayuda de sus padres y las personas que le rodean, el psicólogo podrá enforcar mejor las actividades del menor. Después de un tiempo practicando estos consejos, todo en cuestión de aprendizaje será más fácil. Es fundamental tener en cuenta que cada persona aprende de manera diferente y que todo tiene que ver con su personalidad y perspectiva.

Quizás te puede interesar: Recetas con vegetales que le encantarán a todos los niños

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *